Como tú no hay nadie

Una pregunta frecuente que me hacen los padres al iniciar intervención con sus hijos es cómo favorecer el desarrollo de su autoestima. Constituye una preocupación presente en muchas casas, y es por ello que hoy vamos a dar una serie de pautas que podéis realizar para mejorar la autoestima de los más pequeños.

Nutrir la autoestima de un hijo es una responsabilidad considerable. Al fin y al cabo, el sentimiento de autoestima sienta las bases para su futuro. Forjar una buena autoestima es un trabajo que debe hacerse día tras día, y para empezar no debemos olvidar que el ejemplo es la mejor enseñanza.


  • Dale amor incondicional3f191be157a7dbd27cd4e376da9e698e

Un niño debe sentir que sus padres le quieren tal y como es, independientemente de sus fortalezas, dificultades,  temperamento o habilidades.


  • Préstale atención

Saca tiempo para darle a tu hijo toda la atención que puedas y toda la que él requiera. Los niños se sientes valiosos e importantes si les dedicamos un tiempo al día exclusivo para ellos.


  •  Enséñale límites

Establecer reglas razonables y consistentes es importante para su autoestima. Y si se rompe una regla, asegúrate de que conozca las consecuencias de antemano, y aplícalas. Es importante que haya un número de reglas no muy elevado, pero sí que éstas sean coherentes y con un fin justo.


  •  Estimula la toma de decisiones

Tomar decisiones es una habilidad muy importante que los niños deben poseer. Esta habilidad aumenta en importancia conforme los niños crecen y se convierten en adultos. Los padres pueden fomentar en sus hijos la habilidad de tomar decisiones de diferentes maneras, pero siempre deben pedir que se cumplan dichas decisiones; de esta manera los niños aprenden que cada decisión tiene su propia consecuencia.

habitos-niños-felices


  • Apóyale a asumir riesgos

Anima a tu hijo a explorar algo nuevo, como comer un alimento diferente, hacer un nuevo amigo, practicar un deporte o utilizar algo que no haya probado antes.

Hay que enseñarle que siempre existe la posibilidad de fracaso, sin riesgo hay pocas oportunidades para el éxito. Por eso debes estar con él para ayudarle a levantarse y a entender que de los fallos se aprende, que eso le hace estar más cerca de hacerlo mejor y que solo aquel que lo intenta puede lograrlo.


  •  Deja que cometa errores

Tomar riesgos implica la posibilidad de cometer errores. Estas son lecciones valiosas para la confianza de tu hijo. Los errores le permiten pensar, buscar soluciones y enfrentarse al reto de superarse a sí mismo. Debes dejarle que tome sus propias decisiones y que se confunda. Cuando lo haga mejor, cuando lo consiga, la satisfacción le hará sentirse bien consigo mismo. Esa satisfacción quedará como un recuerdo la próxima vez que se enfrente a un reto.


  •  Celebra los éxitos y los aspectos positivos

Todo el mundo responde bien a los estímulos positivos. Por eso tienes que hacer un esfuerzo para reconocer las cosas buenas que tu hijo hace todos los días y hacérselo saber. Además, debes ser específico. Esto aumentará su sensación de logro y la autoestima.

th_73d9f63cbf68d5d7391d41bb4dcbecbf_Vuelta-cole-Quirón


  • Escúchale

Si tu hijo tiene que hablar contigo, para y escucha lo que tiene que decirte. Él necesita saber que sus pensamientos, sentimientos, deseos y opiniones importan.


  • No le compares con otros

Recuerda que tu hijo tiene que luchar contra muchas cosas, incluida la vergüenza, la envidia y la competencia. Incluso, las comparaciones positivas son potencialmente perjudiciales, porque a un niño le puede resultar difícil sentirse a la altura y puede sentirse presionado. El niño debe saber que se le aprecia por ser único.


  •  Enséñale respeto y compasión

Los niños que aprenden a respetar a la personas y a las cosas, y a ser compasivos con ellas, aprenden a valorarse a sí mismos y a quererse más. El respeto y la compasión estimulan las actitudes de ayuda a los demás y modela los valores.


  •  Corrige sus creencias erróneas

Es importante que identifiques las creencias irracionales que tu hijo pueda tener sobre sí mismo. Estas creencias pueden tener que ver con su aspecto, sus habilidades o sus capacidades. Ayúdale ante la frustración y refuerza su perseverancia. Enséñale también a establecer criterios claros y a ser realista.


  • Dale responsabilidades

Los niños maduran cuando se les dan responsabilidades. Responsabilidades como tareas diarias o semanales hacen saber a los niños que los padres creen que ellos son capaces y que confían en ellos para cumplir con sus tareas.


Nunca es tarde para construir una autoestima positiva y sana. La autoestima interviene en casi todo lo que hacemos, y es por ellos que los niños con una autoestima alta rinden más en los estudios y les resulta más fácil hacer amigos. Tienden a tener mejores relaciones con la gente de su edad y con los adultos, son más felices y les cuesta menos enfrentarse a los errores, decepciones y fracasos, y es más probable que perseveren en algo hasta que lo consigan.

Cuesta cierto trabajo en un inicio, pero es una habilidad que tendrán de por vida. Así que ¿por qué no empezar hoy?

20150121091407

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s